La NASA comparte imágenes de una protoestrella captadas por el telescopio James Webb que muestra sus características ocultas

Únete a nuestra comunidad en Telegram

El telescopio James Webb ha estado proporcionando imágenes más claras de cuerpos celestes que solo habían sido mal fotografiados en el pasado desde que entró en funcionamiento. Su primera foto mostró la imagen «más profunda»del universo distante hasta la fecha, seguida de una foto sin precedentes de los Pilares de la Creación y la mejor vista que hemos tenido de los anillos de Neptuno, entre muchos otros. Ahora, su última imagen revela las características una vez ocultas de una protoestrella muy joven dentro de la nube oscura L1527, dándonos una mirada a cómo las estrellas se forman y se convierten en algo como nuestro sol.

La foto de arriba muestra una figura parecida a un reloj de arena que brilla en azul y naranja. Esto solo se puede ver en luz infrarroja y fue capturado usando la Cámara de Infrarrojo Cercano de James Webb (NIRCam). Pero, ¿dónde está la protoestrella, te preguntarás? En realidad, está justo en el medio, o en el cuello del reloj de arena, apareciendo como una banda negra. Las estrellas se forman acumulando cantidades masivas de gas y polvo, que giran en espiral alrededor del centro a medida que son absorbidas por la gravedad. Esto forma un disco de acreción de material que rodea a la joven estrella.

Mientras tanto, las «bombillas» azules y naranjas en realidad delinean las cavidades creadas por los materiales que se disparan lejos de la protoestrella y chocan con el polvo alrededor de la estructura. La NASA dice que los colores representan las capas de polvo entre la nube oscura y James Webb. Las áreas con la capa más delgada de polvo aparecen como azules. Las áreas naranjas representan lugares con la capa más gruesa de polvo, ya que menos luz azul es capaz de escapar de ellos.

La NASA dice que la protoestrella de 100.000 años de antigüedad se encuentra en la etapa más temprana de formación estelar, nuestro sol se formó hace unos 4.600 millones de años, y nos dará una idea de cómo era nuestro sistema solar en sus primeros años.

Últimas noticias